centro bravo de salud integral

Beneficios del Yoga en la tercera edad

 

El Yoga físico o Hatha Yoga, como ciencia de la salud y bienestar que es, no está delimitado a un grupo u otro de edad o de condición física. Sirve tanto para niños (nuestro servicio de Yoga para niños), adolescentes, jóvenes, adultos y mayores, aportando a cada edad soluciones a sus problemas específicos. Ayuda a un crecimiento más armónico y a conservar esa flexibilidad con la que todos nacemos, en la infancia; ayuda en el intenso cambio que se produce en la adolescencia, donde comienza gran parte de los problemas psíquicos que luego arrastramos toda la vida; a mantener la salud, retrasar el envejecimiento y afrontar los terribles y devastadores efectos del estrés en la adultez; y a contrarrestar los duros efectos que se suelen producir, tanto a nivel físico como a nivel psíquico, en la vejez.

 

En esta última fase de la vida, el yoga puede ser formidable. Si se practicaba antes de forma regular, la vejez puede ser completamente distinta, sin los numerosos achaques, como dolores articulares, falta de energía, depresión, dificultades de movilidad, el deterioro de órganos o sentidos, problemas cardiovasculares, etc. Son este tipo de personas que no representan la edad que tienen, ni física ni mentalmente, y que la gente dice de ellos: “Es increíble, qué naturaleza tiene”. Pero no es sólo la dotación genética, que también influye, por supuesto, sino el trabajo regular y persistente consigo mismos, con la mayor ciencia de la salud que existe, el Yoga. Y disfrutando de sus amplios beneficios a todos los niveles. También es destacable a nivel mental, ya que, como se ha demostrado en numerosos estudios, cualquier tipo de deporte combate el deterioro cerebral que está detrás de la demencia senil y el Alzheimer; más aun el Yoga, que multiplica los efectos positivos de cualquier deporte aeróbico.

 

He dado de clases a cientos de personas mayores, algunos practicantes desde hace años (algunos antes que yo, incluso), con una energía y vitalidad, flexibilidad y fuerza impresionante. Muchos otros con serios problemas de salud, a los que el Yoga también puede ayudar.
Recuerdo a un señor mayor, de más de 70, muy agradable y simpático, pero al que parecía darle vergüenza ponerse una ropa más cómoda y venía a clase con su pantalón de pinzas y su camisa perfectamente planchada. La corbata, al menos, la dejaba en casa. Me dijo una vez que el Yoga le había ayudado muchísimo, y le creo. Desde luego, no era el mejor haciendo las posturas, pero sí el más salado y simpático de la clase, y, el más elegante, por supuesto.

 

Para los mayores que no han practicado antes Yoga, puede ser un soplo de aire fresco ante el acoso de la senectud, la soledad o el deterioro físico. Sabemos que es una época dura, sobre todo, si no se afronta bien, de dejar responsabilidades, perder a personas cercanas, cambios de rol, etc. En este sentido, el Yoga puede y tiene que adaptarse a las posibilidades y condiciones de esta edad. Es preciso tener mucho cuidado con las personas con problemas articulares, cardiovasculares, endocrinos o neurológicos, cuando estas problemáticas están desarrolladas y cronificadas. Pero adaptado a estos problemas, el Yoga puede ser algo muy valioso para la gente mayor.

 

En nuestro centro ofrecemos clases de Yoga para la tercera edad. Lo combinamos con Chi Kung, la llamada “gimnasia de la eterna juventud”, una terapia psicofísica de origen chino, excelente para los mayores. Y además del Yoga y el Chi Kung, añadimos a nuestras sesiones mucho más, cuentos orientales, con los que pensar, expresarse, aprender; relajaciones y visualizaciones ad hoc y un ambiente muy terapéutico, donde el Yoga puede ser lo que es, la mayor ciencia del bienestar y la salud que existe.

 

yoga en la tercera edad

 

 

 

 

english Switch to English Presentation

 

¿Tienes alguna sugerencia? ¡Cuéntanosla en nuestro buzón de sugerencias!

 

Centro Bravo de Salud Integral - ¡Cuídate a precios Low Cost!

C/ Cerro Blanco 1, local 28026 Madrid * Tlf. 692.751.620 * info@centrobravo.es

Consulta de Psicología Sanitaria inscrita en la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid con el nº CS12816